El tratamiento de ortodoncia no está únicamente indicado para solucionar problemas estéticos, sino que en muchos casos se aconseja para corregir y mejorar aspectos funcionales.

Cada vez son más los adultos que acuden a la clínica en busca de un tratamiento de ortodoncia, aunque elegir cuál resulta a veces complicado. Por eso, os explicamos las principales diferencias entre los brackets o ortodoncia fija y los alineadores invisibles o ortodoncia removible.

Ortodoncia con brackets

Los brackets consisten en pequeñas piezas cuadriculadas que se adhieren al diente, sobre las que se coloca un arco metálico que se sujeta con ligaduras.

Existen dos tipos diferenciados de brackets: los metálicos y los transparentes.

Aunque ambos funcionan de la misma forma, los brackets metálicos o convencionales son los más perceptibles desde el punto de vista estético. En cambio, los brackets transparente son más discretos. Estos últimos pueden estar elaborados de diferentes materiales como la resina, zafiro, porcelana o zirconio. Los factores que determinaran elegir uno u otro se basan prácticamente en la calidad del material, y por lo tanto en sus acabados estéticos, y en el precio final.

Elegir entre unos brackets metálicos o transparentes dependerá principalmente de la estética y el precio. Aunque también existe la opción de combinar ambos materiales para conseguir un equilibrio entre estos dos aspectos. De esta forma, se colocan los transparentes en la parte visible de la sonrisa y los metálicos en las piezas dentales traseras.

Ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible o también popularmente conocida como Invisigline, consiste en férulas finas, transparentes y removibles que mediante micromovimientos consiguen alinear perfectamente los dientes.

Primero se hace un estudio de la dentadura del paciente y se planifica el tratamiento con todas las férulas que deberán cambiarse según la indicación del ortodoncista.

Se trata de una de las opciones de ortodoncia más estéticas del mercado ya que a simple vista no se perciben. Por este motivo, cada vez más personas lo eligen.

Pros y contras de los brackets y los alineadores invisibles

  • Los brackets son más económicos.
  • Los alineadores transparentes son la opción más estética, aunque existen brackets transparentes muy discretos.
  • Hay que tener mucha disciplina con los alineadores ya que si no se usan el tiempo estipulado no se conseguirán resultados.
  • Los brackets son más complicados de limpiar ya que con los alineadores lo único que hay que hacer es quitarlos durante el cepillado y volver a ponerlos.
  • Los alineadores suelen provocar menos molestia al paciente ya que con los brackets es habitual que aparezcan aftas e irritación con el roce de las piezas y la boca.
  • Puede resultar incómodo tener que quitar las férulas cada vez que se quiera comer algo. En cambio, los brackets serán fijos.
  • En la ortodoncia con brackets puede restringirse el consumo de ciertos alimentos que puedan dañar o hacer saltar las piezas. En cambio con los Invisigline no hay ninguna contraindicación respecto a la alimentación.

En la mayoría de los casos y a no ser que el especialista en ortodoncia exprese lo contrario, hoy en día y gracias a los avances tecnológicos prácticamente todos pueden tratarse con Invisigline y brackets. Elegir un método u otro dependerá del propio criterio conforme a las características o circunstancias de cada uno.

En Clínica Casas-Vilar te asesoraremos sin ningún compromiso sobre qué tipo de ortodoncia es mejor en tu caso. Puedes llamarnos al 93 201 71 52 o enviarnos un whatsapp al +34 636 64 80 59 y te ayudaremos encantados.

¿Listo para Sonreir?

Pide cita