Existe la creencia de que es normal que las encías sangren un poco al cepillarse los dientes. Es cierto que un cepillado muy fuerte puede provocar que las encías sangren aunque estén sanas. Sin embargo, la causa principal de unas encías inflamadas y que sangran es la enfermedad periodontal

LAS CONSECUENCIAS DE LA GINGIVITIS Y LA PERIODONTITIS

La gingivitis y la periodontitis son las dos enfermedades más comunes de las encías. Su consecuencia más evidente es la pérdida de piezas dentales, pero la enfermedad periodontal también afecta a nuestra salud de otras formas. 

Cuando la higiene bucal no es correcta, se acumulan bacterias entre los dientes y las encías. Con el paso del tiempo, estas bacterias debilitan e inflaman los tejidos que rodean el diente. Esto provoca que las encías sangren con facilidad.

Dependiendo de la gravedad de la infección hablamos de dos tipos de enfermedad periodontal:

  • Gingivitis. Es la infección más común y más leve. Se manifiesta con inflamación y enrojecimiento de la encía y también puede presentar sangrado.
  • Periodontitis. Si no se pone solución a la gingivitis, esta puede evolucionar afectando a los tejidos que sujetan el diente. Suele cursar con dolor al masticar, mal aliento persistente y dientes que se mueven.

Cuando la infección está muy avanzada provoca la retracción de la encía e, incluso, la pérdida de piezas dentales

Aunque una correcta higiene bucodental es fundamental para prevenir estos problemas, la enfermedad periodontal también puede tener otras causas:

  • Enfermedades como la diabetes y la leucemia
  • Ingesta de ciertos medicamentos
  • Cambios hormonales durante el embarazo y la menopausia
  • Predisposición genética
  • Consumo de tabaco
  • Empastes más ajustados

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PERIODONCIA?

Muchas personas que padecen enfermedad periodontal no son conscientes de ello porque no tienen síntomas. Generalmente, acuden al dentista cuando comienzan a sentir molestias. En estos casos puede la infección puede estar muy avanzada, con una pérdida ósea grave. 

Por este motivo, conviene acudir a la clínica dental cuando aparecen las primeras señales de peligro:

  • Encías rojas, hinchadas o sensibles
  • Sangrado al cepillarse los dientes
  • Mal aliento persistente
  • Cambios en la mordida
  • Desajuste de las prótesis dentales removibles

Se calcula que ocho de cada diez personas mayores de 35 años padecen algún problema de encías. La mejor forma de prevenir la enfermedad periodontal es mantener una correcta higiene bucodental. Además, conviene realizar revisiones periódicas para poder realizar un diagnóstico precoz.

Si le ha gustado este artículo sobre «¿Por qué es importante la periodoncia?» , seguramente le interesará…