Las manchas dentales son imperfecciones que alteran el color del esmalte. En algunos casos puede estar indicando un problema de salud severo, mientras que en otros únicamente comporta incomodidad estética al paciente.

Sea cual sea el origen de las manchas dentales, todas tienen tratamientos específicos para mejorar los resultados.

¿Qué tipos de manchas existe?

Manchas superficiales o extrínsecas: son aquellas formadas en la misma superficie del esmalte y en la mayoría de los casos es suficiente con una limpieza profesional completa. Entre las causas principales de la aparición de este tipo de manchas dentales está el consumo de alimentos que tiñen el esmalte como el café o vino tinto, el tabaco o una higiene bucodental deficiente.

Manchas profundas o intrínsecas: aparecen en el esmalte o en la dentina y son más complejas de eliminar que las anteriores. El origen puede encontrarse en los efectos secundarios de algún fármaco como la tetraciclina, falta de vitaminas o pérdida de la vitalidad del diente.

Tratamiento según su causa

Caso 1: Manchas superficiales

Se corresponde con la situación expuesta anteriormente en la que este tipo de manchas son provocadas por alimentos, tabaco o acumulación de placa por una mala higiene, entre otros.

La eliminación de las manchas superficiales se hace mediante una limpieza dental profesional que consiste en la eliminación de sarro y placa bacteriana tanto del esmalte como de los espacios interdentales y principio de la encía.

Caso 2: Dientes amarillentos

Son dientes con una dentina más oscura. Su origen puede estar en el efecto de algún fármaco como la ya nombrada tetraciclina, la falta de algún tipo de vitamina o mineral o que se corresponda con la tonalidad natural del diente.

En este caso lo más recomendado es un blanqueamiento dental en casa, en clínica o combinado. La elección dependerá en cada caso de lo que indique el dentista según la necesidad del paciente.

Caso 3: Dientes sin vitalidad

Son aquellos que debidos a un traumatismo fuerte o a la realización de una endodoncia han perdido su vitalidad adoptando una tonalidad más oscura.

El tratamiento para mejorar el aspecto del diente en esta situación es sin duda el blanqueamiento interno. A diferencia del convencional, este tipo de blanqueamiento de hace desde el interior de la dentina y se aplica a solo un diente.

Una de las técnicas más usadas por los dentistas consiste en aplicar un algodón en el interior impregnado de peróxido de hidrógeno de alta concentración, dejar que actúe y repetir si es necesario hasta conseguir el tono deseado.

¿Tienes manchas dentales y te gustaría corregirlas? Pide tu cita aquí o llámanos al +34 932 017 152 y encontraremos el mejor tratamiento para ti.

¿Listo para Sonreir?

Pide cita