La implantología dental se ha convertido en toda una revolución dentro del mundo de la odontología. Se trata de una solución permanente y sin complicaciones para sustituir una pieza dental o toda la dentadura.

Los dientes son, probablemente, una de las partes del cuerpo que más sufre a lo largo de nuestra vida. El aumento de la esperanza de vida, los hábitos alimenticios y otros factores pueden hacer que su duración sea menor de lo esperada.

De hecho, la mayoría de las personas adultas tienen una elevada probabilidad de perder alguna pieza dental con el paso de los años. En estas situaciones, se aconseja el uso de prótesis dental parcial o una prótesis dental total, según las necesidades del paciente.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE UN IMPLANTE DENTAL?

Un implante dental se puede definir como una incrustación de titanio en la mandíbula que se recubre con una corona, generalmente cerámica. El resultado es un diente muy similar al natural, tanto en estética como en funcionalidad y durabilidad.

Hoy, para conocer un poco más sobre esta técnica, os contamos cuatro curiosidades sobre la implantología dental. ¡Quédate a descubrirlas!

1. Protegen los dientes sanos de alrededor

Una de las curiosidades que más sorprenden a nuestros pacientes es la capacidad del implante dental de proteger los dientes sanos que lo rodean. Esto es muy sencillo de explicar. Nuestros dientes no solo necesitan de la mandíbula para sujetarse, sino que también se apoyan entre sí.

Por este motivo, cuando se produce la pérdida de un diente, el resto tiende a desviarse hacia el hueco en busca de sujeción. Este efecto puede provocar una deformación de la mandíbula y una mayor probabilidad de perder otras piezas dentales.

2. Duran (casi) para siempre

Como adelantábamos al inicio, la raíz de los implantes está fabricada con titanio, un material compatible con el hueso de la mandíbula y, sobre todo, con las mejores características mecánicas.

De esta manera, se consigue el efecto esperado: que el implante no se mueva y dure prácticamente toda la vida, siguiendo unos hábitos de higiene bucal adecuados.

3. Son las prótesis más realistas

La implantología dental ofrece a los pacientes prótesis parcial removible y prótesis total removible que son prácticamente iguales que las piezas dentales reales. La tecnología ha permitido desarrollar materiales que reproducen con gran exactitud la textura, el color y el brillo de los dientes originales. Las modernas técnicas de cirugía guiada por ordenador CAD-CAM facilitan una colocación precisa y segura.

El objetivo es que el implante coincida con el resto de dientes de la boca de una manera fiel. ¡Todo sea por una sonrisa perfecta!

4. Fortalecen las mandíbulas

Para terminar, no podemos olvidar que la mandíbula y los dientes forman un conjunto funcional. Cuando se produce la pérdida de una pieza dental, la mandíbula empieza a deteriorarse.

Los implantes dentales ayudan a evitar este deterioro y, además, estimulan el crecimiento óseo de la mandíbula.

No renuncies a sonreír porque tus dientes te acomplejan. Consulta con nuestra clínica dental y te asesoraremos sobre el tratamiento para devolver a tu boca su esplendor.

Si le ha gustado este artículo sobre «4 curiosidades sobre la implantología dental» seguramente le interesará…

¿Listo para Sonreir?

Pide cita